Cuaderno de Bitácora Piscis Diving, 7 de Julio 2006
Hola buzos,
La semana pasada fue un cúmulo de emociones, de desesperación, de rabia, de pena y de esperanza: La noticia de la celebración del campeonato de pesca submarina que se realizaría por nuestra costa la encontré en internet.

El domingo pasado, después de haber estado durante días observando el ir y venir de neumáticas equipadas con instrumentos de medición, como son sondas y GPS, me puso la mosca detrás de la oreja. En estas embarcaciones sus tripulantes eran hombres rana, vestidos del más riguroso luto con unas máscaras que encerraban su mirada de verdugos. Los condenados esperaban, sin saberlo, la muerte que les sobrevendría en los próximos días. Este ser artificial, armado con un scuter subacuático, paseaba por los fondos en busca de algún culpable al que arrancarle la vida a cambio de un puñado de puntos. Los culpables, en el caso de los meros, era pesar más de 3000 gramos o lo que es lo mismo, tener entre 3 y 5 años. El delito estaba claro. Punto por gramo sería el premio para el verdugo. Pena de muerte para el merin, un ser que puede llegar a vivir 50 años…

¡Pero no pasa nada! El otro día sin ir más lejos había tal cantidad de meros que los tenía que ir apartando con el bichero porque me perjudicaban con la navegación…

Enseguida mandé una carta al alcalde de Sant Feliu de Guíxols. Me puse en contacto con medio ambiente y turismo, organismos de Sant Feliu que nunca me han dado la espalda. Parece que entienden de la importancia de preservar el único recurso natural que tenemos en el pueblo y que todavía está por desarrollar sosteniblemente.
Las autorizaciones estaban ya concedidas.
Carta a capitanía. Llamadas a la administración, medioambiente, etc. Cada uno luchando, cada uno trabajando y yo de exámenes llegando a casa a las 11 de la noche. Una locura de semana.

Los oscuros se sumergían una y otra vez. Era una pasada! ¡Vaya maquinas! De lo mejorcito que he visto en mi vida (aunque también había algún barrilete que le costaba un poco).

Las zonas estaban ya marcadas. Los verdugos afilaban el arpón. Se acercaba el día. El jueves es el último día de reconocimiento de las zonas. El arrecife de Port Salví tiene ahora un campo de minas que señala cada una de las piezas que esperan inocentes en sus grutas. Grutas elegidas, como por el mero, para cortejos que durante el verano dan lugar a los siguientes herederos de esta vida que nos ha tocado vivir. Encima de cada víctima cuelga, como si se tratara de la espada de Damocles, un cabo y al final una garrafita de agua. Tengo la impresión de estar observando un campo de minas. Reconozco lo que puede haber después de cada cabo. Es un horror. Por un puñao de puntos… El oligoelemento al parecer es de la zona y se conoce mejor que yo donde estan los peces, pero este lo hace por dinero, por dinero manchado de desprecio hacia la naturaleza, hacia la vida.

El viernes es día de reflexión. Ya no se puede hacer reconocimientos. El día amanece con una mar ya en luto. El trasiego de lanchas balizando y buscando desesperadamente un trozo de carne donde hincar el arpón había llegado a su fin. Cada piedra que veía, en busca de la vida que mañana ya no estaría.

Sabíais que ingles mero se dice “grouper” o lo que es lo mismo “grupo”, pero es solo un nombre, porque todos sabemos que es difícil ver un grupo de estos seres, ¿o no?

El jueves se nos invita a asistir de oyentes a una reunión que tiene la asociación de centros de submarinismo, con representación de 37 centros de la Costa Brava, y los representantes de la FEDAS, organismo encargado de la seguridad y organización de este campeonato. Las ilustrísimas se jadearon de sus logros y victorias llegando a presumir de épocas anteriores. Nos dijeron que tenían estudios medio ambientales… ¿Que estudio dice que un mero, por el mero hecho de pesar 3000 gr. ya está condenado a muerte? Un pez que se considera en peligro de extinción y que puede vivir 50 años y que no llega a su madurez sexual entre los 9 y 12 años? Qué poco respeto le tiene la FEDAS al rey de la mediterránea. Yo creo que tendrían que considerarlo, pues son muchos los afiliados que bucean y tienen su romance subacuático con meros y otras espécies. ¿Qué nos quiere vender la FEDAS? ¿Un mar esquilmado donde lo único que hay son agujeros vacios?

De la reunión lo único que sacamos claro es que no respetan ni siquiera los puntos de buceo donde van a bucear sus afiliados. Y el fin de semana anterior estuvieron fotografiando a los mericos, pero no pasa naaa, la autorización ya esta sacá!

Sábado 7:30h

La primera movilización es en el puerto de palafrugell. Abarloamos los barcos, uno al lado del otro, y con un invento que me saco de debajo de la manga montamos un señor escándalo. El invento: una bocina alimentada con 3 botellitas de 12 litros a 200 atmósferas las cuales fui enchufando una tras otra hasta quedarme sordo. El ruido era espantoso. Detrás nuestro el alcalde de Palafrugel se quejaba del campeonato de pesca submarina, diciendo que no estaban de acuerdo. En total fueron 5 ayuntamientos que nos apoyaron y se quejaron del campeonato de pesca submarina.

Pancartas improvisadas, fotografias y primeras planas en periódicos. La paliza que nos habiamos dado los días anteriores había dado su fruto: el sábado la fundación ADA anuncia también una concentración en el Port d’Aro donde dará inicio el campeonato de pesca submarina. Me cojo el barco, al Dani y el inventito. Al llegar a puerto veo donde está la concentración de pescadores. Sin pensármelo dos veces les enchufo la bocina y levantamos las pancartas. Las malas caras son evidentes. Los pescadores llevan el rostro al descubierto. Estan recogiendo los sacos donde dejarán los cadáveres…

Al mirar hacia atrás en el espigon se terminan de engaramar los buzos. Ahí estan los de siempre y algunos más, surferos y gente que ya estuvo en la de palafrugel como si portaran un estandarte. Aquellos buzos levantan las pancartas orgullosos de lo que estan revindicando: EDUCACIÓN MEDIOAMBIENTAL, YA!

El problema no son los pescasub. El problema es todo y nada. La contaminación, los plásticos, la pesca de arrastre, las redes furtivas, las nansas y los campeonatos de matar. Se escudan en decir que se donará para beneficencia, que se subastará… Y digo yo ¿no vale más un mero vivo en el agua que en cualquier restaurante? Y más cuando sabemos que está en peligro de extinción? HAY QUE DEJAR QUE LA MEDITERRÁNEA SE RECUPERE Y SE REPOBLE!!!

La guardia civil nos observa. Tengo la junta tórica que no me cave la antena de una gamba, pero me la suda. Este tiene que ser el último campeonato que se celebra en la zona y nos tienen que oír. No estamos en contra de los pescasub, sino en contra del campeonato. Y ahí estamos, con nuestros estandartes bien altos (SOS MEDITERRANEA! AYUDA!) para que los vean.

La embarcación que señaliza el principio de la competición sale la primera, al parecer nos quiere despistar… De momento me veo en un capítulo de esos que salen en la tele, (rollo GreenPeace). Dani se gira y me dice:
– “Ostia Fran! Como Greenpeace!”
Pero no era así. Éramos nosotros. Preocupándonos por nuestro entorno. Dándole vueltas a la embarcación del mismísimo campeón del mundo. El marcage estaba claro. Nos querían despistar. El campeón no tenía ni el traje puesto. Le hicimos una marcada como si fuera el mismísimo Ronaldiño. La salida parecía que se estaba retrasando. De pronto aparece el pedazo de barco de la guardia civil que me cagué patas abajo.
Pero no pasa nada, sin inmutarnos permanecemos dando vueltas a las embarcaciones que como si fueran jinetes del apocalipsis nos clavan sus miradas. Alguno de ellos con violencia…

Cada vez hay más barcos. Ahora ya son 44, mi barco y el yate de la guardia civil. Somos como un ratoncito en la guarida del gato. Los apneitas más veteranos intentan relajarse. Mi bocina suena. Sigo girando entorno a ellos. La guardia civil nos ignora, miran para otro lado.
Nos insultan. Se justifican. Nos dicen que es un puro interés económico, que no tenemos ni puta idea, que nos metamos con los barcos de arrastre…

Ya lo hago.

De repente todo parece ponerse en marcha. Los barqueros tiran enérgicamente de las riendas de sus fuera bordas. Los verdugos comienzan a cubrir los rostros. De repente comienzan a seguir a una embarcación que porta una boya enorme la cual señaliza donde comenzará la matanza. Tenemos 2 opciones:
1. ZONA NORTE: Avisar a los centros de buceo que ya están cubriendo la zona para que se preparen.
2. ZONA SUR: procurar que nuestros buzos no corran peligro. Todos sabemos que en el arrecife de Port Salví pueden haber del orden de 60 buceadores al día en los fines de semana de julio, más los buzos de Toni Herrera, más los del Edén Rock, más los míos. Pueden ser un montón de seres humanos rodeados de armas.

El premio ha caído en la zona norte. Los centros de buceo son alertados. En los brifings se informa de la situación y se pide que se extremen las precauciones, pues habrá un gran volumen de embarcaciones cepillando la zona. Los buceadores con cara de preocupados realizan sus buceos.

Sábado 16:00h

Después de cargar mis correspondientes botellas y armar la bocina en la cámara de alta de un regulador estropeado que rulaba por el taller, cargamos la furgo con nuestras pancartas y sábanas con eslogans y nos vamos para el pesaje de los puntos.

Parecía que los dioses se habían puesto de nuestra parte. Al llegar a puerto nos encontramos la barrera levantada en frente justo del campeonato. La embarcación que cubriría esa zona se encuentra navegando. Toda el área despejada. ¡Qué casualidad! Después de pegar un par de respiraciones bien profundas y ya con el corazón completamente relajado digo unas palabras a una cámara de video doméstico y nos dirigimos al pesaje con una franja de mar por delante. Los deportistas pesan y alardean de sus capturas. Las risas y los insultos los ensordezco con mi bocina, dándole una y otra vez hasta gastar las 2 botellas. A una llamada de teléfono un buen samaritano me trae otra botella, así que me veo obligado a darle otra vez al ruido. Insoportable. Por la noche no podía dormir. Para la próxima, tapones.

Una de nuestras buceadoras estaba escondida entre unos arbustos armada de una cámara y captando cada momento. El resto, impasibles, se iban turnando y le daban a la bocinita. Uno tras otro. Hubo el que consiguió aguantar las pancartas sin utilizar las manos, creo que le dio demasiado el calor. El pesaje continuaba. La gran mayoría de las piezas: congrios y morenas, con algún mero y poco más. En total creo que unos 200 kg de puntos en total.

Y entonces llegó la autoridad. Los mossos de escuadra, que cumpliendo con su deber nos invitaron a ceder en nuestra aptitud. Por lo tanto, recogida y para casa.

Domingo 8:00h

En el agua deben de haber unos 25 buceadores que bucean con 2 barcos, más los buceadores tempraneros que entran desde el Edén Rock. Deben de haber cerca de 30 buzos en un espacio que ocuparía 2 campos de fútbol. 30 personas que cubren con sus vidas el espacio de arrecife que semana tras semana da un respiro en sus vidas. Ahora se encuentran sumidos en esta lucha de protección de algo que les une con la madre naturaleza.

Los veo venir. El entorno que ha tocado hoy es el nuestro.

Diós es sobrecogedor. Se me asemeja a la película del señor de los anillos cuando los malos llegaban vestidos de negro a lomos de unos caballos oscuros que daban un montón de miedo.
El verdugo yace sentado enfrente de la timonera. Al pasar por nuestro lado nos miran con su máscara oscura y señalando hacia el fondo dispara su dedo una y otra vez. ¿Qué sentido tiene el hacer daño? Su traje es oscuro. Es una sombra predadora en busca de trofeos como depredeitors. Una tras otra las 44 embarcaciones pasan en dirección Tossa. Dejan el mar revuelto y luego, un silencio aterrador. Cuando ya parecía que todo había pasado vemos venir, esta vez completamente pegados a la costa y sorteando las boyas de buceo, unas 12 embarcaciones con unos oligoelementos que se jartan de la hazaña que estan cometiendo. Estamos hablado de las 9:00 de la mañana con todo lleno de buzos que estan entrando a bucear desde el Edén Rock!!! Una verdadera locura! Yo en ningún momento he deseado ningún mal para ellos y ellos sin embargo estaban cometiendo una negligencia que le podía haber costado la vida a una persona!!! Tres de nuestros buceadores, observando como las embarcaciones pasan sin ningún tipo de escrúpulos por encima de las burbujas de los buceadores, pegados a las boyas de señalización y a las banderas alfa, entraron en un estado de estrés y miedo y decidieron que lo más prudente sería no meterse en el agua en medio de ese peligro potencial.

Hace ya unas semanas que te vi y todavía andas por aquí, por lo que mides debes de ser un bebé hembra, porque con apenas 40 cm y tus manchas amarillas, eres ya el rey del arrecife. Hoy cuando te vi se me hizo un nudo en el estómago. Lo reconozco, estoy algo sensible, pero los acontecimientos me desbordan. Antes de verte a ti vi a un primo tuyo era un simple sargo, apenas vale 500 gramos, pero así y a todo llevaba un arponazo y la mitad del cuerpo arrancado. El sargo conseguía mantenerse cerca del cardumen que lo envolvía. La imagen me impacta. Sigo buceando y encuentro a este mero que, rápido como un rayo, se esconde y desaparece. Eso es lo que te hizo salvarte esta vez…

Terminamos el buceo y entre gritos e insultos recojo a los buzos que pasando aquel mobidón alucinan, hechándose las manos a la cabeza. Al llegar a puerto Janine espera con otro equipo de buzos que estan ya algo nerviosos por el mobidon que estan escuchando. Al llegar al punto de buceo nos encontramos a una embarcación, pescando justo encima de la boya de un buceador. Al recriminarle el señor entra en cólera. Lo más jodido es que lo conozco y sé que conoce muy bien el mar y que él sabe bien que no hay la misma vida que antes. Por lo menos en los últimos 7 años y que yo sepa sabrá también que se quiere proteger el Port Salví por la riqueza natural que envuelve este entorno.

Y la federación española de actividades subacuaticas, ¿no sabe que tiene buceadores federados? ¿Porqué no se preocupa más en invertir el esfuerzo y mirar de conservar este patrimonio natural que envuelve a la península? Los buceadores son los mirones del fondo subacuático. Los denunciantes. ¿Porqué no les ayudan?.

Sumar siempre. Restar nunca. MATAR ES RESTAR.

Llego al centro. Cuando fui a preparar el artilugio sonoro, Janine me coje aparte y me comunica que termina de morir un pescador. Con lo cual doy por finalizadas las protestas. Poco rato antes el presidente de la asociación de centros de submarinismo de la Costa Brava se lo había comunicado a Janine. Pero aquí no finaliza nuestra lucha. ACABAMOS DE EMPEZAR.

No estamos en contra de que se pesque un pez y se lo coman. Estamos en contra del que mata por puntos. De los pesos mínimos. De la pesca de espécies en peligro de extinción. Del hecho de tener que matar por un trofeo. REIVINDICAMOS UN SÍ A LA VIDA!

Buzos:
Necesitamos sábanas blancas. Tenemos que estar preparados. Osea que si tenéis en casa y no las utilizáis… Ya sabéis: las reutilizaremos. El próximo campeonato es esta semana, en Barcelona, Llavaneras creo. Aunque este también nos ha pillado desprevenido.

¡¿Qué hacen?! ¿Saquear todos los rincones de la Mediterránea de norte a sur? ESTO NO ES SOSTENIBLE. Los barcos de arrastre ya se han ocupado de barrer los fondos más profundos y ahora con estos campeonatos acabaremos de saquear los últimos escondites de la fauna Mediterránea para no dejar nada a nuestros hijos.

¡BASTA YA!

Gracias a todos por todos vuestros mails de apoyo. Por la divulgación del mensaje y en definitiva por estar ahí.

Buen Buceo Buzos,
Fran