Cuaderno de Bitácora Piscis Diving 25. Mayo. 2006
Hola buzos,
estos días ya hemos conseguido arrancarle los 17 graditos de temperatura al termómetro subacuático. De agradecer, pues la pinza se va manteniendo entre los 15 y los 17 y eso es señal que los días de calor e oligoelementos está a la vuelta de la esquina. Y nosotros aquí esperándolos, con sus mega yates de lujo volverán a pasar, como cada año, a metros de nuestra banderas reglamentarias, cometiendo una imprudencia que le puede costar la vida a buceadores y bañistas.

¿Y las fuerzas del orden que dicen?
Pues nada. Que no hay medios para cubrir el litoral. Claro, digo yo, será que tienen que ir a vigilar urbanizaciones privadas.

No lo sé. La cuestión es que creo que hay pocos medios en el mar y poco a poco la maravilla de naturaleza que tenemos alrededor va desapareciendo. Algo que fue parte de nosotros, que en algún momento de nuestra vida nos marcó, lo podríamos dejar de contemplar. Desaparecería. Ya nunca podríamos señalar con el dedo para que nuestro compañero lo viera también. Ya no generaría más historias y aventuras. Qué pena.

Espero que la falta de medios hacia nuestras costas sea fruto de que el país, como muchos hogares, llega escasamente a fin de mes y por lo tanto se va dejando para mañana pues cosas que no tienen importancia. El mar por ejemplo, cloaca de civilizaciones, cloaca de la era industrial. Era asesina que le causó unas heridas enormes a nuestro planeta en busca del dorado y sin prestarle la más mínima compasión a nuestra madre naturaleza. Aquí estamos, por un puñado de dólares, obligados a vivir en una sociedad que permite semejantes atropellos.

Nosotros, urbanitas, que pasamos la mayor parte de la semana entre paredes de yeso y cemento, tenemos que tener un escape y el escape es hacia la naturaleza, a saber respetarla y amarla como si fuera un amor de madre, de padre, de hermano, amigo, compañero o lo que sea. Aquello por lo que cada mañana te levantas y te alegras el día. Ese amor lo tendríamos que tener por todo, entonces conseguiríamos tener un estado subacuático-inconsciente semejante a cuando te metes un buceito de aquellos que se te saltan las lágrimas, donde nada te molestó y te deslizabas por el agua, la temperatura era perfecta, tu compañero el mejor, los plomos no se te clavan, estás gastando poco aire y encima ves aquello que siempre te hizo ilusión.

Así iríamos por la carretera, con una sonrisa de lado a lado y saludando a todo el mundo con el saludo característico de la tribu, su ok patentado por la tribu de los hombres rana o tribu de los escupidores.
– “Hasta luego panadero”
– “Hasta luego buceador”
Y iríamos a ese ritmo. Nada de correr. A ese ritmo, suavemente, poco a poco, como cuando hacemos inmersión, respirando suavemente, poco a poco, nuestras aletas nos hacen avanzar, suavemente, sin apenas notar la vibración del tubo en nuestra máscara. Los peces nos saludan, nos terminan de admitir en su reino y nos hablan como aquel de la peli que entendía a los animales, el Edi Murfi.

Y claro, los peces dicen la cosas con la boquita tan cerradita que no escuchas lo que te están diciendo, aunque gracias al don que dios te ha dado consigues leerle los labios. Apenas le has pillado dos palabras y ya tienes que interrumpirlo:
– “Perdona, pero desde aquella piedra me está llamando el octupus y no hace muy buena cara. Termina de llegar y le quedan tres meses de vida”, con la ceja fruncida y mirando por encima de sus tentáculos no para de soplar. Parece mentira, un animal que tiene un cerebro en cada uno de sus tentáculos, su táctica de disuasión es de un bufido y sacar al intruso de su nido, que protegido por rocas hace de bunker antidepredadores donde se parapeta durante tres meses.

Pero entonces llega depredeitor. Depredeitor es un ser subacuático de la familia de los buzos que le encanta sacar a los pulpos que se encuentran en su nido con sus 300 huevos o más. A este ser le sucede lo mismo que a su hermano el jabalí, ser del que evolucionó y que conservan la misma incultura. Es un ser capaz de levantar una piedra del tamaño de una alcantarilla con tal de pegarse el vacile con la rubia de turno.
Yo cuando lo veo siento la misma pena que cuando veo a un amigo sufrir. El arrecife es tratado odontológicamente a base de extracciones realizadas sin anestesia y produciendo enfermedades horribles como la esterilidad, ya que debajo de las rocas es donde además del pulpo otros animales depositan sus huevos.

Esto se evitaría, en gran parte, si hiciéramos un buen chequeo de flotabilidad al principio de la temporada. Así evitaremos tener que arrancarle un par de muelas al arrecife. El buzo también produce daño en el medio, pero con un poco de cuidado y una buena flotabilidad evitaríamos males mayores. Un espirógrafo arrancado de un aletazo es una tragedia subacuática. No como para coger una depresión, pero sí es una lastimita como diría mi madre.

Este fin de semana certifiqué a OWDs, a AOWDs y a Rescues. Además de que me lo hicieron pasar bien han salido unos buzos de considerable talento donde cada uno, en su ser, desarrolló las actitudes que todo buzo debe tener: camaradería y respeto al compañero y un montón de ganas de desconectar y pasárselo a tope.

Y entonces el mensaje de aquel ser orejudo y narizudo con aletas y forma de nomo se fue predicando a lo largo de los siete mares y los piratas de barba roja empezaron a tenerles miedo porque ellos eran los que miraban. A ellos ya nos les importaban guerras pasadas ni conflictos anteriores, ellos ya estaban por encima de la violencia, su estado de conciencia era subacuática. Su objetivo era paz con el entorno. A ellos lo que les importaba era su madre. Su madre naturaleza y el sentir lo que tenemos alrededor.

Y el arrecife de Port Salví, después de haber sido despojado de su malla de luto, sigue con su evolución primaveral. Los petos con sus nidos, los tordos lo hacen en forma de volcán, los pulpos encobados o buscando pareja, las bogas son las estrellas del arrecife… Se salvaron por los pelos de la pesquisa. Me invade una sensación de buen rollo cuando veo aquella roca sin la mierda de red que me puso los plomos de corbata…

Buen Buceo Buzos,
Fran

PISCIS DIVING
Ctra. de Girona 97-10317220
St. Feliu de Guíxols
Tel.: (+34) 972.32.69.58
Móv.: (+34) 617.88.54.54
piscis@piscisdiving.com
www.piscisdiving.com