A continuación: Cuaderno de Bitácora Piscis Diving, 21.05.07

Hola buzos!! Quisiera daros la bienvenida a esta semana. Hoy es lunes. Acaba de empezar, pero a la que nos demos cuenta ya habrá llegado el viernes y, como no, nuestro querido fin de semana también y otra vez a comenzar, así que no nos estresemos … todo llegará … disfrutad con las crónicas de Fran.

Nos vemos en el agua!!!!

Un abrazo,
Janine

________________________________________________________________

Cuaderno de Bitácora Piscis Diving, 21.05.07 : “Un granito de arena … cuando lo intentas mear”
Hola buzos,

El cambio climático ya está aquí.

En zonas del interior de España granizó piedras de hielo del tamaño de una bola de ping-pong.
En otros sitios, las floraciones de las plantas, acompañadas por las heladas, han contribuido a la muerte en masa de flores que sirven de alimento a abejas y otros insectos. Si desaparecen las abejas, desapareceremos nosotros (lo dijo Darwin).
En otros, los parásitos, al no tener invierno, se hacen fuertes y no dan descanso a sus huéspedes hasta darles muerte. Así y a todo la vida sigue…. y algunos de nuestros dirigentes mirándose las pelotillas del ombligo son incapaces de cruzar la frontera en busca de soluciones y preguntar a los que van por delante.

– “Soy el director de Pollarris World. Podemos presumir de tener la oferta más extensa de Golf de Europa. Eso sí, en nuestra residencia usted puede adquirir una vivienda a partir de 120 mil euros, con la condición que la primera meadita de la mañana y la última se la dedique a nuestros campos de golf, desde su fabuloso balcón y, a modo de aspersor, deberá regar una zona a determinar dependiendo del miembro. El riego ha de ser uniforme y bien repartido, sacudiendo lo justo para no bloquear la boca del riego. Vivir en Pollarris World será un placer. Puede usted consultar la ubicación de su extensión indicando la longitud del mismo a modo de saber la zona a regar. La consulta, que deberá de hacer a través de internet, le permitirá ver desde el satélite un punto verde en la tierra rodeado de tierra inerte con sed de sequía. Esa será su nueva residencia, será como vivir en la luna.”

La visibilidad de 15 a 10 metros. El agua aquí ha variado por días. En momentos tenemos 20 grados en superficie y en otros unos 17. La media sería que con un traje de 5 milímetros y un chalequito de calor vas más que de sobra para 40 minutitos de buceo, con apenas un par de escalofríos de aquellos que te llegan desde la rabadilla del culo hasta los hombros, entonces es cuando te sale el mejor break dance. Suelen ser tres o 4 sacudidas. Es como una fuerza interior que te sacude como si fuera un amigo para que entres en calor. Son los primeros signos de la hipotermia. Cuando es insistente, la inmersión la tenemos que ir dando por terminada. En estos momentos, unos movimientos vigorosos de extremidades pueden hacer entrar en calor al cuerpo y hacernos volver al letargo de la inmersión, donde los sentidos se duermen y la concentración se desvanece entre respiración y respiración. La tranquilidad es importante, el estrés ha de estar ausente al entrar en el agua. El enchufe ha de estar desconectado, si no, se te pueden quemar los keivols.
En estos momentos el arrecife de Por Salvi está con todos los cnidarios en acción. Las manos de muerto son preciosas, es el momento de fotografiarlas. La macro vida está por todas partes. Los grandes ausentes son los peces diana, que vistos acosados por la pesca profesional y deportiva, ya no encuentran lugar donde guarecerse: meros, doradas, brótolas, dentones, etc…
Nudibranquios, planárias, pólipos de corales, gorgónias y otros animales carecen de importancia deportiva y gastronómica por lo que de alguna manera se estarían salvando si no fuera porque los contaminantes los están haciendo desaparecer.

Dicen que es el cambio climático. Así la cosa se ve tan grande … que pa qué hacer nada. No dicen que las depuradoras van saturadas, que plásticos y basuras se acumulan a la vera de las playas, con las papeleras a reventar, volando con los golpes de viento y aterrizando en el mar. Pasan a ser el nuevo menú de especies depredadoras de medusas que las confunden y engullen. Produciéndoles la muerte por inanición. Hambre. Sin estos depredadores nuestras playas se convertirán en grumos de masas gelatinosas que no dejaran bañarse a nadie sin una protección adecuada. Pero no pasa nada. Es el cambio climático. En Palamós, los barcos de arrastre en busca de la gamba dorada, pasan la excavadora día sí, día también, sin escrúpulos. El armador se tiene que comprar un mercedes. Todo por el puto dinero…

– “¡Buzos!, ¡Mirar bien!, ¡Sentir mejor!, ¡memorizar!!!, Porque lo que estáis viendo es lo que no verán los que están a punto de nacer cuando tengan vuestra edad. Un granito de arena, no es prácticamente nada en una playa, pero en el riñón es jodido de verdad, sobretodo, cuando lo intentas mear.
A meterle caña buzos.

Buen buceo,
Fran.