Cuaderno de Bitácora Piscis Diving, 7 de Junio 2006
Hola buzos,
Por aquí nada. Las cosas van como siempre. La rutina de cada semana.
La semana pasada, a la llegada de los bancos de medusas, entre ellas, bien escondiditas, se encontraba una bomba de fabricación del 2001 de la armada francesa. La bomba estaba compuesta por 4kg de explosivo. La bomba que apareció flotando en la cala del Bigatà fue traída por las corrientes tan agradables que arrastra hasta nuestras costas especies ligeramente peligrosas. Si te las encuentras y con la vibración producida por tu sonajero las haces reventar pasas a formar parte del maravilloso arrecife de Sant Feliu de Guíxols, ciudad bañada por el mar y sobre el que no tiene potestad para controlar su línea costera, sin medios, sin control y así está todo… Cada semana nos trae una sorpresa …

¿Y que vamos a hacer? Pues vamos a tomar cartas en el asunto. Janine ya está preparando los papeles para montar una asociación desde la cual vamos a canalizar toda serie de acciones para poner freno a este prostíbulo subacuático, bater de los otros, donde la administración deja que todo el mundo se pase por la piedra a esta perra salada con cada día más contaminantes e oligoelementos.

Este fin de semana se podría decir que fue un fin de semana lleno de rayas mosaico. En tres inmersiones diferentes conseguimos ver a este animal posado sobre cascajo o arena blanca de las Planetas.
Joder! Comenzamos el descenso y apenas si veo la cadena hincarse en el fondo. La visibilidad comparada con la semana pasada es una mierda, apenas 5 metros y encima parece que haya reventado un buque cargado con lentillas urticantes que te dejan los labios bien carnosos como te enganchen estas medusas del tamaño de una lentilla ocular.
Se van moviendo a una velocidad que parece que se hayan tomado algo, algunas yacen ahí, aletargadas entre esta sopa espesa. Si te concentras mucho y focalizas tu vista y con tus superpoderes consigues ver el plancton ampliado y comprendes porqué se ve todo codificado. En el fondo, aunque sea tan molesto, tendría que ser alegría y juerga el ver estas especies aproximarse a la costa como lo han hecho a lo largo de miles de años.

La inmersión la estamos haciendo en Planetas, inmersión famosa por las camas en las que se pueden ver salmonetes en grupos que parece que estén rumiando, son como vacas tumbadas sobre el fango, pero de color rosado-anaranjado. Después de haber cruzado las barras que forma el arrecife, llegamos a una esquina donde el 90% de las veces que vas te encuentras langostas. En la inmersión anterior a esta las vieron, pero claro, seguro que el octavo pasajero era un oligoelemento infiltrado, que además le gustaría sentir el quebrar de sus antenas entre sus dedos! Las langostas estaban en el fondo de su cavidad, asustadas. Los próximos días irán a ciegas.

La visibilidad en el fondo es alucinante. El plancton se encuentra de 12m hasta la superficie, abajo pueden haber cerca de 25 metros. Cuando ya comenzamos la vuelta nos espera una sorpresa. Según me voy acercando me va entrando un buen royo… es la tercera raja mosaico que vemos este fin de semana. Los buzos se arremolinan alrededor, pero con mucho respeto, el animal está tumbado en el fondo, duerme. Lo sé porque su respiración es lenta, lo veo, cuando se despiertan y te ven se expresan y sus respiraciones son más nerviosas.

El otro grupo de buzos pasa a varios metros de mi y, aunque les hago señales acústicas con el sonajero, no se dan cuenta y van dirección fondeo. Después de habernos recreado, iniciamos la misma dirección en busca de la cadena que nos tiene unidos al barco y que es nuestra seguridad en superficie, ya sabéis que, el buzo, donde más accidentes sufre es en superficie y es por atropellos.

Al llegar al fondeo me encuentro a los buzos sumidos en un letargo a la espera de agotar el aire. La raja no está lejos de allí así que les miro el aire, los ordenadores, y a por la rayita! y efectivamente, ahí está en la misma posición, esperando que llegue la noche para poder empezar a buscarse la vida para poder sobrevivir.

No está nada mal, supongo que lo normal tendría que ser como en un mar protegido, donde por todas partes que miráramos no viéramos una si no millones y millones de seres vivos.

Pregunta:
– ¿sabe alguien cuanto es la multa por no respetar la distancia de seguridad?
– ¿y como son las pruebas que se tienen que aportar?

Si alguien lo sabe mandarme un Emilio, muchas gracias.

Buen Buceo Buzos,
Fran

PISCIS DIVING
Ctra. de Girona 97-103
17220 St. Feliu de Guíxols
Tel: (+34) 972.32.69.58
Móv.: (+34) 617.88.54.54
piscis@piscisdiving.com
www.piscisdiving.com