Cuaderno de Bitácora Piscis Diving 5. Mayo. 2006
Hola buzos,
La temperatura del agua está en aumento, 15 grados. La visibilidad unos 13 metros. Y los buzos parece que van floreciendo por todas partes como las amapolas al llegar la primavera.
Estamos ya en mayo y si los cuadernos no nos engañan es momento de reproducción para el arrecife., y eso es entretenido, muy entretenido. A nada que nos fijemos en cualquier pez del arrecife veremos como su comportamiento es diferente al de hace algunas semanas cuando el subidón erótico festivo aun no le había hecho temblar las aletillas …

En la inmersión de las sofreras, además de realizar inmersiones de curso, es un lugar donde gran cantidad de tordos son conquistados por los nidos esponjosos que construyen los machos de esta especie. El tordo o peto, como se le suele llamar por nuestra zona, es un pez de vistosos colores y boca en forma de pico de pato. Al pescadito en cuestión se le suele ver estas semanas muy entretenido construyendo su nido, lo hace en lugares sombríos. Su construcción es a base de algas que él mismo va arrancando y pegando donde le parece más atractivo. Este pez, que vive en harenes de un macho por cada 6 u 8 hembras, al principio de su vida fue hembra pasando a ser macho al desaparecer el patriarca de la comunidad. En ese momento empieza a deformarse de tal forma que no tiene nada que ver su aspecto de hembra al principio de su vida al de macho de esta especie. Irá conquistando a sus hembras una a una dándoles regalos a base de algas que el mismo va arrancando y escupiendo para que las hembras de su harén se vayan alimentando.

Todos conocéis a nuestro tronkomobil que, con sus 12 buzos y su rémora trasportadora de equipos, ha visto pasar por sus entrañas a todo tipo de buzos e oligoelementos.
Buzos que no dudaron en mostrarle sus respetos.
Buzos que compartieron su fideua con aceitunas.
Buzos que, escondidos en el grupo, no dudaban en piropear a las peatones que a la llegada de la primavera enseñan sus huchitas y riñones.
Carpinteros del aluminio, jueces, médicos, paletas, currelas en general que en busca de su elixir de la eterna tranquilidad se han sumergido a lo largo de los ya siete años que lleva funcionando Piscis Diving.
Hemos tenido todo tipo de situaciones con nuestro tronkomobil, la última: una subida de temperatura, no producida por ninguna alumna, pues es sabido por todos que los buzos no se fijan en las buzas sino en sus hermanas las aletas, que, como es sabido otra vez, las aletas son seres que tienen vida propia siendo capaces de tirar más que dos tetas, por eso aquello de: “tiran más dos aletas que dos tetas”. El tronkomobil se había puesto a parir, con la lengua fuera me decía que le metiera por el radiador una botella de agua font bella que tenía guardada en la parte de atrás. Yo, ni corto ni perezoso, me dirigí hacia su parte trasera y le quité aquella botella para poder saciar su sed. Sin apenas remordimientos, aquellos ojos rojos que me miraban en el salpicadero dejaron su ira y pudimos seguir el camino.

Esta mañana me levante disgustado y decidí tener una conversación con ella pues es parte de la tribu de los escupidores:
– “Tronco, nennnn … No me jodas la temporada, que en Tailandia duran mucho más y aquí entre la junta de la trócola y el pistón de arranque femoral … me tienes contento. Como no me aguantes la temporada te saco las tripas y te tiro desde el Port Salví, así además de tener 6 cuevas en Sant Feliu de Guíxols, tendremos un nuevo biotopo!!”

280 euros me costo la conversación. Y por eso me he metido un buceito para quitarme la mala leche que arrastro todo el día. Y, ¿a que no sabéis como he salido del agua? Pue mojao… y algo menos mosqueado.
Resumiendo el buceo: una vez más calamares, y no con unas bravas y olivas, sino moviendo sus aletinas dorsales y celebrando su feria de abril particular con la duquesa de Alba invitada y todo, pero eso ya será otra historia.

Buen Buceo Buzos,
Fran