Cuaderno de Bitácora Piscis Diving 6. Abril. 06
Hola buzos,La temperatura del agua en estos momentos es de unos 13 grados. Los buzos que se sumergieron este fin de semana utilizaban un traje de 5mm. y chaleco de calor y no pasaron mucho frío, sobretodo porque en la superficie les esperaba unos 20 graditos de sol de este maravilloso Sant Feliu de Guíxols que nos recibe en estas fechas rodeado de flores que dan la bienvenida a la primavera.
El hecho de tener que pagar los peajes que separan a Sant Feliu de Guíxols de Barcelona es justificado… el paisaje es un parque temático del cinturón industrial de Barcelona, donde viven los currelas que estos próximos días cogerán sus vacaciones religiosamente. A los lados de la autopista del peaje que separan los apenas 90 Km de Barcelona y que nos cuestan un ojo de la cara se pueden ver una serie de árboles plantados en línea recta que hacen del paisaje un cuadro recto y previsible, sus colores nos indican claramente en la época del año en que nos encontramos. Un poco más adelante, o sea varios euros de peaje más adelante, se descubre el macizo del Montseny, es una montaña donde cuando era niño me creía que vivían Yaki y Nuca, unos ositos de dibujos animados que nos denunciaban sus injusticias naturales. El bosque que cubre los próximos Km nos reclama un respeto y una reverencia. A este bosque espeso y denso se le llama la Selva. Disimuladas entre árboles, los campos de flores amarillas merecen una pausa. Después del último peaje estamos en Maçanet de la Selva, nombre merecido por los bosques que rodean esta comarca, algunos ya quemados. Nos separan 50 Km de Barcelona y tenemos unos bosques maravillosos en plena ebullición primaveral. Los próximos Km son un paisaje combinado de campos verdes, cosechas que comienzan a buscar la luz, chicas que venden sus cuerpos a plazo fijo, golondrinas, muchas golondrinas, los radares en forma de policía de hormigón que nos esperan traicioneros y justos en busca de los despistados. Ya que no aprendemos… Toma castaña!!! Si te descuidas te sale la tarde por un ojo de la cara entre los peajes y las multas. Cuando llegas a Sant Feliu de Guíxols parece que termines de coger la rampa de lanzamiento. Esa cuesta abajo que te presenta el mar al fondo me hace ponerme nervioso las primeras semanas que estoy por aquí. Es su azul profundo, mediterráneo, que me llama, y lo hace a gritos.
En las profundidades del mediterráneo es momento de cambios. Las especies que pueblan las cuencas profundas y oscuras se están concentrando estos días en algún sitio enfrente de nuestras costas. Buscan la luz en nuestro litoral y están a punto de comenzar la colonización. Las medusas de todos los tamaños serán el alimento que en superficie esperan otras especies como el pez luna.
Los viajes astrales subacuáticos: Nunca os hablé de los viajes astrales subacuáticos. Pues os cuento, son parte muy importante de nuestra religión, se trata de encontrar la inmersión perfecta en lo más profundo de nuestro cerebro. La respiración inicial ha de ser la misma que si portáramos un regulador en la boca. La máscara no debe estar muy apretada. La posición debe ser tumbados en la cama con las aletas mirando hacia el este. Muy importante: ¡Debemos estar desnudos! Solo se podrá llevar escarpines si tienes aletas calzantes (por supuesto), el resto deberá ser a pelo. (Es importante avisar a la familia. Imaginaros que os descubren en vuestra fantasía subacuática con la máscara, las aletas y la respiración…) Una vez hemos realizado a lo largo de 5 minutos las respiraciones nos ponemos el tubo, cerramos los ojos y pensamos, esta vez sí, con el cuerpo más relajado, en la última inmersión que hicimos extasiados. En aquella en la que nuestro cuerpo se fundía con el agua que nos rodeaba, la música la componía nuestra botella y hermana, la cual no sentíamos en la espalda, y parecíamos haber encontrado la libertad total en el agua donde prevalecen las mismas leyes que formaron el mundo y donde tú lo único que haces es disfrutar de tu ingravidez.
La tribu de los escupidores comenzaban a consultar con las estrellas. Los días de nitrógeno estaban a punto de llegar con el calor suave de la primavera. El espíritu que todo buceador lleva dentro lo llamaba a manifestar sus ganas de meterse un buceito. Las comuniones, bodas y compromisos le tenían que dar cuartelillo… esta vez tenía que bucear. Este año sí me dice uno de mis amigos con tres hijos y mujer incluida. El encontrar un momento para escaparse a hacer un buceito puede ser toda una odisea… Los guerreros escupidores preparaban sus equipos de inmersión y rezaban a sus reguladores para que no se pusieran en flujo continuo. El invierno suele ser impasible con el equipo, si no se invernó bien, aunque con un poco de limpieza todo se queda en unos días en el banco de reparaciones. El arrecife está a la espera de la llegada de los buzos e oligoelementos. Los días de buceo ya están aquí. Buceadores de todo el mundo!!! Yo os digo que durante vuestros próximos buceos, donde quiera que vierais una compresa sea con alas, tanga o de la abuela, cogerla y librarla de la mirada de los hermanos que vengan por detrás buceando. El arrecife de Port Salví no es el mismo a la llegada de la tribu que cuando nos hemos retirado.
Buen Buceo BuzosEstamos operativos.

Fran