Cuaderno de Bitácora Piscis Diving, 8 de agosto. 2005:

Hola buzos,
– La temperatura del agua es en estos momentos de unos 24ºC, con una media de 22 hasta los 36 metros de profundidad.
– La visibilidad: unos 20 metros.
– Los nómadas del buceo que se desplazan desde los rincones más insospechados del mundo van llegando a la reunión anual que con la llegada del buen tiempo va sucediendo a lo largo de la estación cálida.

Estos últimos días ha hecho aparición en escena: el bolas, el bujías y el inventos.
La cantidad de escombros que suele dejar el pulpo delante de su guarida suele ser lo que delata su presencia. Sobretodo los ejemplares más adultos, pues arrastran verdaderos pedruscos de varios kilos de peso que suelen adosar a su residencia del arrecife del Port Salví.

Es alucinante el estar metiéndote en el agua y ver como un agujero que apenas era más que un furaco, es adornado con piedras de pulpos que año tras año van a desovar al arrecife de Sant Feliu de Guíxols. La trinchera es a prueba de congrios, morenas, dentones y sargos que expectantes están esperando al menor descuido del animal para poderle arrancar un tentáculo y podérselo comer.
La cantidad de estos peces que estos días van llegando al arrecife de Port Salví es comparable al estado de cualquier playa veraniega pero sin el olor a nivea.

Durante días voy observando la evolución del pulpo.
Al principio suele ser muy valiente, saliendo con sus tentáculos a recibirte y no dudando en darte un chupetón con sus ventosas. Luego se vuelve más cauteloso. Hasta que más tarde es un ser débil y tímido que lo único que hace a lo largo de todo el día es abrazar y oxigenar a su camada, blanca y en forma de racimo de uvas pegado al techo, y lo va masajeando dulcemente. Ese es el momento de dejar tranquilo al animal pues llega el final de su vida y el desgaste de energía que le produciría el hecho de ver los dedos morcillones de cualquier oligoelemento le podría adelantar la muerte y en consecuencia la muerte de sus 300-500 hijitos que encapsulados necesitan ese respiro de aire fresco que día a día se lo ha ido proporcionando su madre que llegaría incluso a comerse sus propios tentáculos con tal de no abandonar a su camada.

Estos días son delicados, pues, al hecho de mejor mirar y no tocar, se nos une que el pulpo mientras prepara el nido va arrasando los plomos de los pescadores de caña que a lo largo de la semana han ido enrocando por la zona: 20 plomos de uno de los nidos y el techo a tope de huevos.

Esta semana, entre dos buzos, sacaron 280 plomos (contados y pesados: 22,5Kg.). Entre ellos estaban las bolas del bolas, las bujías que a forma de plomo utiliza el bujías y los inventos del inventos, un ser que no duda en poner 8 anzuelos en una potera y todo alrededor 5 cervezas, que no duda en tirar al mar sin ningún tipo de contemplación.

Pero no pasa nada, de todos es sabido (como dijo uno de nuestros representantes con lo del hundimiento del prestige) que el mar tiene “UN PODER DE REGENERACIÓN INFINITO!!!!” ¡¡¡¿?!!!

El nitrógeno está entrando por cada uno de nuestros alvéolos. El tercer grado que nos conceden los compromisos los aprovechamos para ponernos tiernecitos de nitrógeno y si además el mar te regala una raya pastinaca volando a contra luz mientras haces tu parada de seguridad, (hacía que no veía una por Sant feliu 6 años), se podría decir que hemos triunfado.

Cuando entran es como una señal: la última vez que vi una pastinaca en Sant Feliu fue el mismo año que vimos la tortuga, las ballenas rorcuales y los delfines.
¿Será una señal o simplemente una potra como una casa?
Yo diría que simplemente ha sido la oportunidad y el momento.

Buen buceo buzos,
Fran