Cuaderno de Bitácora Piscis Diving, 11. Mayo. 2005:

Hola buzos,
Este fin de semana se podría decir que fue casi perfecto, la visibilidad de la semana anterior se perdió, dejándonos apenas 10 metros a causa de la cantidad de plancton que ha estado subiendo de las profundidades a lo largo de la semana. La temperatura, buena, la del agua mejor, unos 16 grados en la superficie teniendo una media según los ordenadores de 15 grados. Parece que la larga oscuridad del invierno poco a poco va dejando paso a los días templados con mar calma y todo esto anunciado por la llegada de medusas provenientes de cualquier fosa abisal de delante de nuestra costa Guixolenca.

Como si se tratara de un puente de vacaciones, las medusas llegan a la costa en una caravana de miles y miles de diferentes animales gelatinosos que forman una cadena juntándose unas con otras y formando cadenas de más de un kilómetro. Estas medusas de apenas tres centímetros, trasparentes, y con dos puntos azules se van pegando unas a otras formando lo que se conoce con el nombre de cinturón de neptuno. Cuando llegan a la costa la fuerza del mar las empuja contra los obstáculos que forman la costa. El cinturón de neptuno queda dividido y su forma es más el de un collar que el de un cinturón, quedando toda la orilla de la playa salpicada de pequeños cristales con dos puntitos azules.
Con esta sopa de las profundidades vienen también enormes medusas de más de 2 metros con cabezas como una pelota de baloncesto que cobijan a peces, que se benefician de su campana protectora donde ningún depredador se atreverá a meter sus labios.

De toda esta sopa el arrecife de Port Salví se ve beneficiado y está precioso. Todos los pólipos de corales duros y blandos esperan con sus tentáculos desplegados. Los espirógrafos, aquellos gusanos que parecen plumeros, se están poniendo las botas y pronto tendremos por aquí a uno de sus más bellos depredadores: el pez luna. Este bellísimo pez que puede llegar a medir 3 metros de envergadura hace de esta sopa su menú de primavera, encontrándose entre tanta gelatina trasparente algún que otro plástico que no dudará en comerse, produciéndole la muerte al no conseguir digerirlo y muriendo de hambre.
Haber si este año tenemos suerte y conseguimos avistar los mismos que hace 2 años. Las condiciones son parecidas y la ilusión es fuerte. Espero ver muchos flotando en superficie mientras los desparasita alguna gaviota.
No dudéis en recoger lo que no le pertenezca al mar. No se trata de ser los basureros, pero a poquito que vayamos haciendo y diciendo se quemaran menos bosques y como no… se lastimará a menos mares.

Buen buceo buzos,
Fran