Cuaderno de Bitácora Piscis Diving, febrero 2005:

Hola buzos,
Como diría la canción, después de la tormenta siempre llega la calma y así ha sido.

Son las 8:00 de la mañana, hace una temperatura de unos 25 grados, la cabaña está a escasos 50 metros del mar y a 50 metros más al este tenemos a unos ternascos de no sé qué parte del planeta. Me terminan de despertar tirando petardos al rió que tenemos justo detrás y han reventado los peces aguja que nadaban en superficie y aquí estoy descargándome con vosotros, pues, los oligoelementos miden 2 por 2 y con un café con leche y una rodaja de pan Bimbo con mermelada no me da la suficiente energía como para insultarlos y luego echar a correr.

Ya llevamos 3 meses en Tailandia y en esta época, para finales de febrero, por la isla de kotao, en el mar del golfo de Tailandia, suele aparecer el magnifico tiburón ballena, pez gigante de los océanos, que puede medir hasta 18 metros. Tantas veces he leído sobre él, nada científico, más bien documentales de aquellos que mientras no salgan leones bostezando y te dé por verlo después de haber comido suelen sentarte bien (aunque una siestecita después de una tortillita de patata con una ensalada y un vasito de vino con gaseosa y los leones, también puede sentarte muy bien, con el rugido de las bestias de fondo y lo agustito y seguro que se está en el sofá), que comienzas a barajar la posibilidad de ir a buscarlo y lo que es mejor la aventura de encontrarlo o no y poder acribillarlo con mi cámara.

Hoy, jueves 24 de febrero, es mi cumpleaños y tenemos salida a uno de los puntos del mar del golfo de Tailandia donde es posible ver al tiburón ballena. Ya os contaré si ha habido suerte.

En años anteriores era fácil ver muchos de estos seres en esta zona, pero la explotación exagerada ha hecho que descienda drásticamente el número de estos habitantes gigantes. Además del ruido de las embarcaciones que cada día navegan por la zona hay que añadir los oligoelementos que, o bien por falta de conocimiento, o bien por dejarse llevar por la emoción, no dudan en cabalgar, tocar o incluso meter su mano por las agallas de este pez y que con una simple caricia nuestra lo podemos matar al quitarle la mucosa que le cubre todo el cuerpo, dejándolo desprotegido a infecciones y parásitos que no dudaran en cebarse con el animal, provocándole una infección que en algunos casos puede llegar a ser mortal.

La verdad que no sería mal regalo de cumple, todo dependerá de lo que nos quiera la mar ese día.

En diciembre, antes del tsunami, estuvimos en Krabi viendo los peces aquellos que salen del agua y pueden respirar en tierra firme, aunque bueno lo de tierra firme es un decir, el oligoelemento, en este caso yo, con la emoción del momento de ver como se arrastraban los pececitos por los fangos arcillosos del manglar acerqué mi kayak e introduciendo el pie en el medio acuoso, en la orilla, se me hundió hasta la altura de la rodilla, teniéndole que dejar a los pececitos del dichoso fango un nuevo hábita en forma de chancleta made in carrefur spain.

No sé si recordareis el cuaderno de bitácora de Tailandia que os mandé el año pasado en el os hablaba de Blackie. Os decía que tenía un centro de buceo muy humilde en la isla de Phi Phi, lugar que quedó desolado, bueno, pues ya lo hemos localizado.
Aunque no hemos hablado con él todavía sabemos que están bien él, su mujer y sus dos princesitas de 9 y 10 años. Lo han perdido absolutamente todo.
Muchos de vosotros nos habéis comentado si podíais hacer algo directamente y Janine y yo habíamos pensado en echarles una mano para volver a levantar su negocio.
Ya os informaremos a aquellos que queráis participar, y luego, quien sabe, poder venir a un centro de buceo que hemos reconstruido entre todos.

El 2 de abril haremos una inauguración de temporada y ya comentaremos la jugada. Somos unos cuantos y a poquito que podamos poner seguro que les irá bien, por lo menos que a las princesitas no les falten unos buenos estudios y un hogar donde guarecerse.

Nos vemos pronto,
un abrazo buzos.

Fran

PISCIS DIVINGCrta. de Girona 97-10317220 Sant Feliu de GuíxolsTel: 972.32.69.58Mob: 617.88.54.54e-mail: piscis@piscisdiving.comweb: www.piscisdiving.com