Cuaderno de Bitácora Piscis Diving 13.Octubre.2004:

Hola buzos,
Ya queda menos para el fin de temporada. Este fin de semana haremos los últimos buceos en esta mar mediterránea que tanto quiero, aunque para las puestas de calamar, en marzo, ya estaremos por aquí. La semana que viene nos vamos al Mar Rojo y la verdad que tengo unas ganas tremendas, somos 8 buceadores mi suegra y la abuela de Janine!!! ya te cagas!!! espero que no me nominen a la primera de cambio y me tenga que ir nadando hasta el Cairo.
Este fin de semana ha sido impresionante. El agua estaba 3 grados por encima de la semana pasada, acariciando los 21 en superficie y algo más abajo, 19 grados, que no está nada mal para las alturas del año que estamos. Creo que por eso mismo, por la temperatura del agua elevada, nos ha traído medusas que en todo el año no habíamos visto.
Este fin de semana ha aparecido “Ramón el congrio”, en una de las cuevas. Hacía semanas que no se le veía, ya creía que lo había sacado algún palangrero. Con sus 2 metros largos (dividir por el coeficiente de acojonamiento) y su cara marcada por cicatrices que le maquillan todo el rostro (reflejo seguro de su apareamiento en las profundidades), nos daba la bienvenida vacilando en donde yo creo que es su agujero preferido, en la tercera cueva. La cueva parecía un festival, las gambas limpiadoras rodeaban al congrio, 2 gobios leopardo se movían nerviosos con el haz de nuestra luz, las cámaras se apresuraban a dar caza al animal, él entraba y salía dejando un medio de su cuerpo al descubierto, el otro resto se contorsionaba en la cavidad sin apenas darnos tiempo de freírlo a fotos y atestiguar que el bicho en cuestión lleva un año más con nosotros.
La leyenda dice que antes de que las cuevas existieran existía un animal. Este animal tenía la mirada de la muerte, sus ojos negros, semejantes a los de un tiburón, permanecían inertes. Dice la leyenda que una princesa morena se acercó un día, sus mechas rubias le recorrían todo el cuerpo, abría mucho la boca pero no decía nada, solo hacía que tragar y tragar.
– “Morena”, le dijo el congrio, “porqué no cierras la boca”, él sabía que por la mirada de ella algo no había ido bien, le dio una reostia que izo un boquete en la piedra y a tal furaco es donde se le da nombre a la tercera cueva.
Es curioso que un congrio de tal tamaño y que seguro que es hembra se llame Ramón y lo que es más curioso es la cantidad de gilipolleces que llego a decir, demasiado nitrógeno en el organismo.

Ha sido una temporada entretenida, con buceadores de todo tipo, hemos tenido oligoelementos, ternascos, becerros y demás, pero por lo general el resto de los buzos me han aportado experiencias que de otra manera no hubiera logrado: anécdotas, inmersiones apoteósicas, rescates de sueño y un sin fin de anécdotas que me han hecho pasar muy buenos momentos con todos vosotros.
A los que me han ayudado en el barco: “Gracias”.
A los que han ido limpiando el fondo de plomitos y demás objetos: “Gracias”
A los que vienen a disfrutar del buceo: “muchas gracias”
A los que no nos veamos este fin de semana: “Que seáis muy felices y hasta la temporada que viene”.

Buen buceo buzos,
Fran

PISCIS DIVING
Ctra. de Girona 97-103
17220 Sant Feliu de Guíxols
TEL: 972.32.69.58
MÓV.: 617.88.54.54

piscis@piscisdiving.com